Junio es un mes de muchas celebraciones, un mes de gloria en varios aspectos de la vida de los colombianos. El 22 de junio de 1902 Colombia fue consagrada al Sagrado Corazón, lo que significó según los creyentes la culminación de la famosa guerra de los mil días en la que habían fallecido miles de personas. Es por eso que la celebración del Sagrado Corazón es uno de los más importantes días festivos de Colombia.

A Colombia llega el Sagrado Corazón a través de la evangelización, como en el resto de América Latina. Con el tiempo fue adquiriendo connotación y fue hecha del pueblo, como una imagen de los que la religiosidad y la cultura entendieron como salvador de los hombres y mujeres de esta tierra.

El sagrado Corazón significa la unión de los colombianos, la llegada de la paz mediante el rezo, la consagración divina y el amor dado en la fe que manifiestan los hombres y mujeres de esta tierra. Es una fecha de conciliación, reconciliación, un momento para la reflexión religiosa y el perdón. Ha llegado a ser tan popular esta fecha que cada año nuevas familias poseen la representación del Sagrado Corazón en sus casas, incluso en aquellas casas en que no se es religioso, pero se cree en el Sagrado Corazón por motivos culturales, sociales o de tradición.

La celebración transcurre en la devoción a Jesús, en el amor al prójimo y en la conmemoración del Sagrado Corazón como símbolo cívico-cultural de Colombia. Cada año las procesiones son más numerosas y diversas, algunos las consideran marchas multitudinarias o movilizaciones masivas.

En Colombia el dia del Sagrado Corazon se observan las coloridas telas, las banderas, los cuadros de Jesús milagroso, los puestos de ventas de motivos religiosos del catolicismo, las procesiones de los fieles que se hacen en todas las ciudades y en las que participan los menores de casa, los ancianos, las mujeres y los hombres todos, algunos de la mano, otros rezan o pidiendo a Jesús mejoras para sus familias, de salud, profesionales, de amor, o simplemente mejoras para el país.