El día de todos los Santos es una de las solemnidades de la iglesia católica, que se celebra en las festividades cristianas el 1 de noviembre, es una fecha no laborables y movible, por lo general se pasa al lunes siguiente al día de la semana en la que cae la fecha.

En este día la iglesia celebra la fiesta solemne de todos los difuntos, esta festividad no se celebra sólo en honor a los beatos o santos canonizados, sino en honor a todos los que no están canonizados pero viven en la presencia de Dios.

En Colombia más específicamente en Cartagena de Indias, se celebra el tintililillo, evento en el cual un grupo de chicos va de casa en casa pidiendo alimentos a través de cánticos para hacer un sancocho. En el departamento del Atlántico se celebra en esta fecha el día de los angelitos, festividad en la que los niños salen a pedir dulces durante el día. En Bogotá se realizan fiestas para infantes y adultos donde se reparten dulces mientras los asistentes se encuentran disfrazados.

 

Este día tiene su historia en la Iglesia Primitiva, la cual acostumbraba a celebrar el aniversario de la muerte de un mártir en el lugar del martirio. En aquellos tiempos los grupos de mártires morían el mismo día, lo cual trajo consigo una celebración común.

 La iglesia, creyendo que cada mártir debía ser venerado, señaló un día en común para todos. La primera muestra de ello se remonta a Antioquía en el domingo antes de Pentecostés.

Gregorio III (731-741) consagró una capilla en la Basílica de San Pedro a todos los santos y fijó el aniversario para el 1 de noviembre. Gregorio IV extendió la celebración del 1 de noviembre a toda la Iglesia, a mediados del siglo IX.